Vivir sin miedo – Eduardo Galeano

Siento su voz como la de un sabio que me acompañó casi toda la vida. Un tío sabio al que siempre me dio placer escuchar y leer.

Aquí dejo un breve reportaje que le hicieron del cual extraje una frase… que hoy la dije más de una vez… Pensando en su partida.

“La gente más sensible es la más vulnerable, en cambio estos hijos de puta que se dedican a atormentar a la humanidad viven vidas larguísimas. Esos no se mueren nunca…

Porque no tienen una glándula, que la verdad se da bastante poco, que se llama conciencia y que es la que te atormenta por las noches”.

 

Eduardo Galeano: La certeza de sobrevivir en los demás

Videos: Mensajes de Galeano para atesorar

Galeano en veinte frases célebres

Recorre la vida de Eduardo Galeano en fotos

Texto inédito de Galeano se publicará en mayo

Eduardo Galeano: libros para pensar

Funerales de Eduardo Galeano se realizarán este martes en el Salón de los Pasos Perdidos del Palacio Legislativo

Mario Delgado Aparaín: “Todos quienes quisimos y conocimos a Eduardo, lo llevamos puesto”

El miedo manda

“El miedo amenaza. 
Si usted ama tendrá sida.
Si fuma tendrá cáncer.
Si respira tendrá contaminación.
Si bebe tendrá accidentes.
Si come tendrá colesterol.
Si habla tendrá desempleo.
Si camina tendrá violencia.
Si piensa tendrá angustia.
Si duda tendrá locura.
Si siente tendrá soledad.

Los que trabajan tienen miedo de perder el trabajo. 

 Los que no trabajan tienen miedo de no encontrar nunca trabajo. 
Quien no tiene miedo al hambre,

tiene miedo a la comida. 
Los automovilistas tienen miedo de caminar

y los peatones tienen miedo de ser atropellados. 
La democracia tiene miedo de recordar

y el lenguaje miedo de decir. 

Los civiles tienen miedo a los militares,

los militares tienen miedo a la falta de armas,

las armas tienen miedo a la falta de guerras.

Es el tiempo del miedo.

Miedo de la mujer a la violencia del hombre

y miedo del hombre a la mujer sin miedo.

Miedo a los ladrones,

miedo a la policía.

Miedo a la puerta sin cerradura,

al tiempo sin relojes,

al niño sin televisión,

miedo a la noche sin pastillas para dormir

y miedo al día sin pastillas para despertar.

Miedo a la multitud,

miedo a la soledad,

miedo a lo que fue

y a lo que puede ser,

miedo de morir,

miedo de vivir…”