Cuando
construimos, decoramos o utilizamos un vestidor, muchas veces se nos olvida que
una de las partes más importantes para alcanzar su máxima efectividad es la
iluminación. Por norma general nos centramos en el espacio y en su
organización, pero sin una buena iluminación es muy difícil que podamos
apreciar con exactitud las ventajas de cada prenda o conjunto. En este artículo
vamos a explicarte en qué consisten los diferentes tipos de iluminación para un
vestidor, ya que, como en todo, disponemos de diferentes opciones, y también te
explicaremos cuáles son las ventajas de cada uno para que puedas escoger el que
mejor se adapte a ti.

Downlights LED

Los
downlights LED son actualmente la mejor opción, desde nuestra perspectiva. En
general, la iluminación LED está cobrando fuerza por ser más económica y
eficiente, por lo que utilizarla en los máximos espacios posibles nos
beneficiará. Esta opción es perfecta para conseguir más de un punto de luz en
un vestidor, especialmente útil cuando disponemos de un vestidor grande y de
varios compartimentos que queremos iluminar. No proyecta una iluminación tan
diáfana como tras opciones, pero sí ofrece una luz limpia que no distorsiona
colores ni formas, y además crea un espacio acogedor y muy agradable.

En
referencia a esto, hay que tener en cuenta que, si finalmente se opta por
incorporar varios downlights LED en un vestidor, todos han de ser de la
misma tonalidad
. De lo contrario se estará creando un batiburrillo de
colores que podrían confundir las características de las prendas.

Plafón LED

Esta opción nos
permite contar con un único punto de luz diáfano y potente. Su principal
ventaja, además de su iluminación impecable, es que no necesitarás modificar el
techo ni la instalación eléctrica para incorporarlo en el vestidor, pero debes
tener en cuenta que, al tratarse de un solo punto de luz, deberás encontrar
bombillas LED lo bastante potentes para iluminar el vestidor entero, ya que no
distribuirás la luz de la misma forma que si contases con downlights LED. Nuestro
consejo es que visites el catálogo de https://www.lamparadirecta.es/bombillas-led/bombillas-led-e14,
ya que cuenta con varias opciones de potencia en función de lo que estés
buscando.

Tiras LED

Las tiras LED
son también una opción muy inteligente, especialmente en lo que respecta a la
decoración. Sirven para resaltar zonas específicas como baldas o cajones, lo
que crea un espacio moderno, limpio y organizado. La ventaja de estas tiras es
que también se venden en diferentes colores o versátiles, pudiendo modificar el
aspecto de tu vestidor con solo regular la potencia o el color. No es la opción
más recomendable si vas a probarte ropa en el propio vestidor, ya que no todo
él está iluminado, pero es desde luego la mejor alternativa decorativa.

Focos LED de carril

Estos focos son
de los más sencillos de instalar, si no queremos tener que hacer modificaciones
en el techo. Se trata de barras en las que van enganchados pequeños focos con
mayor o menor potencia en función de lo que necesitemos, y podemos
apuntarlos en la dirección que más nos interese
. Con esta opción necesitaremos
más puntos de luz que con los downlights, pero no nos quedaremos atrás en
cuestiones de iluminación y podremos manipularlos con mayor soltura, si en
algún momento queremos cambiar el foco para iluminar otra sección.

Cómo sacarle provecho a la
iluminación de tu vestidor

Como ves, la
iluminación LED es la más recomendada para iluminar un espacio tan variado como
este. No obstante, además de dar con bombillas adecuadas y con una luz adaptada
a tu estilo y a tu gusto, hay también algunas técnicas a llevar a cabo o a
evitar para conseguir aprovechar al máximo esta iluminación. Para empezar, algo
básico es evitar los juegos de luces y sombras. No se trata de un
estudio de fotografía sino de un vestidor para tu día a día, por lo que incorporar
luz que proyecte sombras oscuras no te permitirá discernir correctamente los
colores de la ropa.

Finalmente, procura
que la luz que utilices sea lo más blanca posible
. Las luces amarillas,
azules o demasiado brillantes no crearán el efecto deseado, y resultará más
incómodo que agradable estar en el vestidor, por lo que te recomendamos
evitarlas. Si bien las luces LED pueden variar en color, la opción más adecuada
son las neutras, ya que de ese modo podrás valorar cada prenda de forma íntegra
y sin distorsiones.