Si tuviera que elegir un solo producto de belleza (sin contar los de tratamiento y cuidado de la piel, por supuesto), sin duda, elegiría una máscara de pestañas. Puedo pasar sin base, colorete, sombras o labial, pero no puedo pasar sin una máscara de pestañas, nunca salgo de casa sin ella, vaya donde vaya.

Así, que bajo esta premisa, os podréis imaginar que siempre sigo buscando la ideal. Bien es cierto que me he encontrado con máscaras geniales, pero nunca está de más probar nuevas por si tenemos sorpresas. Hoy os voy a hablar de la última que he probado, la máscara de pestañas Velvet Max Factor. Os cuento mi experiencia.

La máscara Velvet Max Factor para pestañas aterciopeladas y oscuras

Image3

Comenzaré hablando de lo que nos promete la marca que es unas pestañas aterciopeladas y oscuras para unos ojos ahumados seductores. Ello lo consiguen, por una parte con el aplicador Lavish Volume que cubre cada pestaña con una fórmula rica, de textura tipo mousse, para proporcionar unas pestañas más densas, oscuras, con más volumen; y su fórmula especialmente ligera que aporta grosor y volumen con rapidez y facilidad a las pestañas para una sensación aterciopelada única.

Así, estamos ante una más cara tipo mousse que proporciona una sensación de suavidad al tacto, con cerdas anti-grumos, proporcionando definición y volumen.

Mi experiencia

Image2 1

La primera impresión de esta máscara es que era igual a la False Lash Effect de siempre, de hecho, la podríamos considerar como una prima-hermana, sin embargo, ya os voy adelantando que, personalmente, me gusta más la originaria que esta nueva.

En cuanto al aplicador Lavish Volume, es igual que el de la False Lash Effect, un cepillo gordo, con cerdas cortitas que, lejos de parecer difícil de que cubra cada pestaña, realmente lo hace y proporciona buen volumen.

En cuanto a la formulación a mí me cuesta más trabajar con ésta que con la originaria. La textura sí que es mousse y se nota, al tacto están más suaves las pestañas, pero es que tampoco me las toco a lo largo del día, por lo que no es algo que me importe demasiado. Y para retirar el producto ambas son iguales.

Como ya sabéis, este tipo de máscaras están mejor pasados unos días desde su apertura, como que necesitan secarse un poco. El problema de ésta es que al ser esa textura mousse a mí no me gusta mucho “la forma de secarse”. No hace grumos, al menos por ahora, pero se ha hecho como bastante más pastosa.

En cuanto al volumen, sí que da volumen, eso no lo vamos a negar, pero algo muy similar a la anterior, para mí no aporta más, tampoco más negro, sinceramente.

A ver, no me malentendáis, es una buena máscara de pestañas con un precio de 8/9 € que merece mucho la pena, pero dentro de la variedad de Max Factor, para mi gusto, es mejor la que se lanzó inicialmente con premisas muy similares. Aún así, si me preguntaseis directamente si os la recomendaría para dar volumen, definitivamente diría que sí.

El producto fue facilitado para la prueba por Max Factor. Puedes consultar nuestra política de relaciones con empresas para más información.

Sitio Oficial | Max Factor

En MujerWeb Belleza | Probamos la mítica máscara de pestañas volumen efecto Pestañas postizas YSL (y la comparamos con otra)

En MujerWeb Belleza | Probamos las sombras Excess Shimmer de Max Factor, color y luminosidad asegurados