Sola frente a su guardarropa La Petite Robe Noire se quedó pensando. A pesar de todas las maravillosas prendas diseñadas para ella por Thierry Wasser faltaba ese je-ne-sais-quoi que fuese capaz de resaltar toda su feminidad, ese toque que extrajese de ella su verdadera naturaleza.

De repente se dio cuenta que lo que echaba en falta era el color, y si encima éste estuviese perfumado pues mejor que mejor. Así que con esta idea en mente se presentó ante Olivier Echaudemaison, director de creación del maquillaje Guerlain, y parafraseando al principito de Saint-Expupery le pidió: “Olivier, dibujame el color”.

Corazon

Ni corto ni perezoso Olivier se puso en seguida a trabajar diseñando no una sino 20 fantásticas tonalidades en texturas inéditas y perfumadas para que pudiese darle un nuevo twist a su look en función de sus deseos o del humor con que se hubiese levantado esa mañana.

La Petite Robe Noir lo único que le dijo es que quería un labial brillante, colorido, fácil de aplicar y que invitase a besarla. Olivier creó para ella un labial modulable por capas. Os explico: una capa para un efecto natural para por la mañana, dos capas para un efecto casual pero más sofisticado y tres capas para un toque glam y chic para por la noche. Todo mediante un cóctel de aceites contenidos dentro de una fórmula que garantiza una aplicación fácil e intuitiva.

Para darle gusto también incluyó en la fórmula una fragancia floral y afrutada inspirada en los acordes de su perfume. Un sabor exquisito para que atrajese los besos como las abejas a la miel. Finalmente, una selección de pigmentos pop extremadamente luminosos y puros capaces de asegurar un efecto acharolado brillante realzado con un sutil velo de paillettes.

Y como ya se sabe que hoy en día el accesorio final para completar un buen look es un esmalte de uñas ad hoc pues también le creó uno con un perfume goloso con notas de frutos rojos del bosque y pétalos de rosa, con una fragancia que perdurase durante 24 horas y que se pudiese refrescar para que volviese a oler bien sólo con añadir una nueva capa de top coat a la manicura, lo que además garantizaría su durabilidad.

Para custodiar estos esmaltes los responsables de Guerlain mandaron reproducir el frasco del perfume de La Petite Robe Noir en miniatura, como si fuese un objeto precioso, en el que tampoco falta su famoso tapón con forma de corazón puesto del revés que lleva incorporado un pincelito plano para que la aplicación del esmalte resulte más fácil y precisa.

8 tonalidades irresistible compatibles con las 20 de los labiales. Precio de los labiales 29,50 euros y de los esmaltes de uñas 23,00 euros. Así que si vuestro churri no sabe qué regalaros por San Valentín, recordadle que tanto los labiales como los esmaltes de uñas van tocados con un precioso corazón.

Sitio oficial | Guerlain
En MujerWeb Belleza | Honey Smile Lift, el primer tratamiento escultor de Guerlain para devolverle a los labios su luminosidad