Aunque en su día el celofán fue inventado por un ingeniero textil suizo como recubrimiento transparente para impermeabilizar telas, lo cierto es que no tardó en convertirse en cintas adhesivas conocidas con el nombre de celo, fixo o Scotch que se utilizaban para unir dos objetos.

Esta práctica cinta adhesiva resulta que se ha convertido también en una herramienta de belleza estupenda ya que la podemos utilizar para corregir un trazo de eyeliner, delimitar las sombras de ojos, utilizarla para perfeccionar el contouring o incluso utilizarlo cuando nos estamos pintando las uñas.

Si estáis pensando en animaros a reproducir el maquillaje de Adele pero os da miedo que os tiemble el pulso y que el trazo del eyeliner no quede perfecto, podéis colocaros un trozo de celo que vaya desde el centro de las pestañas inferiores hasta el final de la ceja. Aunque os salgáis un poquito os quedará un rabillo perfecto. Cuando acabéis, ya sólo tendréis que tirar del papel celo con cuidado y, ¡listo!

Hudakattancellotape

Si queréis utilizar la cinta adhesiva para practicar el conturing lo único que tenéis que hacer es colocar unas cintas de celo en las zonas que luego queráis oscurecer. Esto os permitirá aplicaros los diferentes tonos de maquillaje sin confundiros.

Para que lo podáis entender mejor os dejo el vídeo realizado por Huda Kattan, una make-up artista (la doble de Kim Kardashian que triunfa en las redes sociales y de la que el otro día nos hablaba Maitane) que lo ha colgado en su cuenta de Instagram.